Embarazada en Budapest

¿O mejor dicho en España? Te cuento...


A finales de junio 2016 me operaron de 3 hernias discales. Antes de la operación, decidí dejar de tomarme las pastillas. #MiHúngaroFavorito y yo ya habíamos hablado de la posibilidad de ser padres, y habíamos decidido que después de la operación, ya no usaríamos ningún tipo de anticonceptivo.


Bueno, pues como me iban a operar, ese mes ya no me tomé las pastillas "para empezar a desintoxicarme" pensé. Siempre había escuchado que al dejarte la pastilla puede que pasen meses antes de quedarte embarazada. Sobre todo si llevabas como yo desde los 19 años tomándotela. ¡Y ya tengo 35! Así que nada, pastilla fuera, y sin pensar mucho en un posible embarazo todavía.


Yo volaba a España para la operación de cervicales a en cuanto se terminaran las clases. ¡Soy profe en AISB! Recuerdo que lo hicimos un par de veces a modo despedida... Laci iba a quedarse en Budapest y yo iba a estar en España unas semanas sin verle, y con el postoperatorio, sabíamos que iba a pasar un tiempo antes de que pudiéramos volver a... ya me entiendes ;)


El día de la operación llegó: 28 de junio de 2016 y tras rellenar papeleo y responder a la pregunta ¿Estás embarazada o crees que puedas estarlo? varias veces, con un NO rotundo entré en quirófano. La operación fue muy bien, pero recuerdo esos primeros días como bastante cansinos y largos... ¡Qué incómodo es estar postrada en una cama con movilidad reducida! Si has pasado por algo así te admiro y te mando un abrazo muy grande.


A los días pude irme a casa. Me quedé en casa de mi hermano, sola, por decisión propia, jajajajaj ni en post operatorio se me da bien aceptar ayuda o mimitos... ¡Soy así! Los días pasaban y mi recuperación era positiva. Empecé a ir a fisioterapia y todo iba genial.


Un día, ya en agosto, fui a la peluquería de una amiga. Nos conocíamos desde el instituto y éramos muy buenas amigas. Allí en la peluquería, empecé a notar (otra vez) dolores de regla... y de repente le digo: "Oye, tú cuando estuviste embarazada ¿seguías teniendo dolores de regla?" Era la primera vez en todas esas semanas que me planteaba un posible embarazo. ¡Y eso que ya llevaba semanas de retraso! Sinceramente creo que con el postoperatorio y la monotonía de mis días en rehabilitación, ni me había dado tiempo a echar de menos a la bendita regla.


Mi amiga me dice: "¿Por qué lo preguntaaaaaas?" Y yo: "pues porque ahora que lo pienso, llevo casi dos meses sin que me venga la regla...". Me mira con los ojos como platos y me dice que ya estoy bajando a la parafarmacia a comprarme un test de embarazo.


A los minutos ya estaba comprando el test. ¡Nunca me había hecho uno! Subí de nuevo a la pelu, y allí en el baño, me hice la prueba. Recuerdo las 2 rallitas y que en un principio eso significaba que estaba embarazada. Me volví a leer las instrucciones 2 o 3 veces más hasta que por fin salí con el cacharrito en la mano y le dije a mi amiga que había dado positivo. Entonces ella me dijo algo que va a acompañar para siempre la historia del cómo me enteré que estaba embarazada: "¡Ostras tía, pero con la operación... puede que el feto no esté bien!". Una gran pena invadió todo mi ser. Y de shock y alegría pasé a un estado de preocupación y pena...


Con lágrimas en los ojos, me fui corriendo hacia la casa de mis padres hecha un lío. Estaba triste y muy preocupada por los posibles efectos de esa operación en mi embarazo. Por el camino llamé a un par de amigas para no ir andando por la calle echa un mar de lágrimas.


Al llegar a casa mi padre abrió la puerta y yo entré llorando ya desconsolada... Mi madre al escucharme se acercó desde la cocina y me dijo: "Ana, ¿qué pasa?" a lo que yo respondí: "Pues que estoy embarazada pero seguro que tendré que abortar porque el bebé no está bien". BOOOOM. Y así dejé caer la gran bomba atómica de mi embarazo. Mi madre se quedó parada unos segundos y me dijo que por qué pensaba que algo tenía que estar mal y mucho menos tener que abortar. Al oírla me tranquilicé. Después de hablar un rato tranquilamente, conseguí una cita con la ginecóloga para esa misma tarde.


Ya en la consulta, me hicieron una eco en la que pude ver a #MiPequeñoHungarito y escuchar su corazón. WOW, la mamá primeriza que era en ese entonces, desconocía que a tan pocas semanas ya se pudiera escuchar el corazón de un bebé durante una ecografía.


Me fui a casa muy feliz. Ahora la siguiente misión era llamar al papá de la criatura y darle las noticias. Él seguía en Budapest. La historia de cómo se lo expliqué a Laci y lo que pasó después, es tema de otro post.


¿Cómo te enteraste que estabas embarazada? ¿Qué tal reaccionaste?


#testdeembarazo #mamáprimeriza #miedos #ilusiones #embarazo #primerbebé #MiPequeñoHungarito

63 views0 comments